Seis sentidos

Rafael Nadal Simó

Mentiría si dijese que tus abrazos no me hacen falta, que el rodear de tus manos en mi costado y el calor de tu piel muy cerca.

Mentiría si callará esta necesidad atenta de tus besos y sonrisas de tu humor y el día, de pasar la hora a tu regazo y ver la tele, quedado tan lleno de ti, hasta el punto de dormir.

Mentiría si dijese que a veces al espejo extraño tu hola y te quiero, esos que dejabas cuando te marchabas sin avisar... Dormir la noche sin levantar, saber que no hay hora sin tu estar, como segundos marcando minutos que el tiempo corre cuando te beso y a la vez se paraliza mi respirar y aliento que robas desde mi boca y tiempo.

Eres norte y este, cada punto cardinal de mi semblante, cono ver el alba y el anochecer, impregnado de sol y luna a la vez, como el fulgor de las estrellas que jamás apaga aunque no te vea.

Así despierto las mañanas, sabiendo todo a ti...

Y mi nariz a veces extrañando la tuya, el roce de tus labios en los míos, y esos besos marcando la diferencia, como esas veces del divino ser tu vocación y devoción entre la química y la ternura, estallas todo un mar de sensaciones en mi panza, convirtiéndote en mi todo, todo. Que cuando el hambre llama, nutres el bálsamo de mi alma, llegas y plantas bandera; como nunca nadie. Te has convertido en todo, hasta el agua que recorre mi espalda, las gotas de llanto y alegría, la manta y el pañuelo, como un todo de brisa y escenario, siendo la poesía y el abecedario entre los milagros y la esperanza, eres un ensueño que vivo a diario.

Facebook Feed

Instagram Feed

@rafaelnadalsimo