Quédate


Sé que es prematuro pedir; pero necesito seguridad de que te vas a quedar.
Tengo madrugadas trasnochadas, días pensativos y gustos amargos, contando segundos y buscando tregua con el tiempo para dejar las horas en intento, es un placer que no concilio.

Sería capaz de dar la vida por estar frente a ella y contarle mis alegrías hasta el amanecer, quizás un instante o tal vez cinco minutos bastarían pa´ decir lo que siento; ella lo sabe. Las palabras se quedan cortas en el intento, y llevar la tarde a gritos es una manera de exponer el corazón, no hay más que escribir, pero sigue sin bastar. Tengo que profundizar cada uno de los sentidos, y alzar la voz lo más lejos posible, quizá hasta los mismos deidades me escuchen, como ella lo hace, y más al despertar cuando un beso lo dice todo, cambiando la espera para dejar de vivir de sol en sol, así poder dormir con la luna entre sus brazos, despertando en su pecho y no al otro lado del desierto, donde las aguas sagradas se esfumaron en sequedad, así gustaría perderme en su rostro, y ser el lienzo de sus sonrisas para plasmar compañía noche y día, donde el céfiro sepa escuchar lo que sus oídos oyeron alguna vez de mi alma.

Yo me siento suyo

Facebook Feed

Instagram Feed

@rafaelnadalsimo