¿Y nos llamamos sociedad?


Cuando hay muerte y hambre, dominando las calles.
Sequía y mala vibra, vida en callejones, violación sin nombre.
Misma ley, abusando de su poder, jerarquía, gobiernos
situados al poder, gente esperando fe, mientras la miseria acaba
los hogares y los niños apenas saben algunos leer, se ha manifestó huelgas para la educación y sólo albergó la corrupción, 
gente con miedo a salir, parques vacíos, robadores de almas. 
¿En quién confíamos?
Si el mismo ser vivo se extermina 
por llevar el pan, mientras no nos tratemos como hermanos, 
nos seguiremos arrebatando la piel con muertes a esquinas, echadas en migajas, 
y aquí estoy, pintando sangre en las hojas que plasmó. 
No podemos callar, debemos alzar, 
luchando por lo posible para crecer espiritualmente, buscando siempre el cambio al no quedarnos como una espiral sin pedestal.


@rafaelnadalsimo