Oír otra vez su voz

Hablar con las estrellas es oír otra vez su voz en la habitación. Puedo imaginar que la vera se hace corta a los siete mares que mis botas han recorrido con efugio, alegría y llanto, renovando la madrugada, contemplando el porvenir de la tarde, y en el amanecer acompañado de ilusión y amor, con una cálida sonrisa en lágrimas, contempladas por la lluvia y la sequía de mis adentros, gritar lo que siento, y decir por decir, y ver por ver, sin poder, no es parte de mi vivir, y si debo desenterrar recuerdos, seguiré la vivencia tan prematura, por no olvidar ni un segundo el olor de su presencia muy extasiada al lado y frente a mí, escribiendo con acento cuánto te extraño Abuela.


@rafaelnadalsimo

Facebook Feed