Aprendí a descifrar tu mirada cuando emanabas rayos de sensaciones a mi corazón descobijado, aprendí a conocer tus gustos, a cantar en la lluvia, y ver el alba sin miedo, a volar sin alas, sin saber que habrán brazos que me sostengan, pero con pie fuerte de saber que puedo caminar a pesar de las circunstancias que hoy amerita la vida. Aprendí a decir Te quiero sin pretender esperarlo, guardando el extrañarte para cuando vuelvas, aprendí que el tiempo no tiene segundos cuando estoy contigo, que sin ti, el reloj de arena se hace eterno, y cómo fiarme de la hora si siempre marca otra.

Aprendi

Aprendí a amar sin egoísmo y razón, al luchar por mis sueños y al buscar milagros en los desiertos, he aprendido tanto al oler tu pelo, a la miel de tu piel, al verte tan niña y mujer, como de cada día a día verte crecer, orgullecer de tus triunfos, viendo como luchas con la injusticia apodarse de las almas verdaderas, aprendí que las palabras no tienen significado cuando no hay actos, el viento es confuso y las siembras cosechan lo que defines en tu persona, como un beso en el alma dejando a un lado el pedestal del orgullo que nos ata y nos impide mostrar lo que valemos por temor abrir la puerta de los sentimientos que abarcan el firmamento.

Facebook Feed

Instagram Feed

@rafaelnadalsimo