Su mirada



Tengo la carne viva como si le echarán limón en la herida, alborotada como la sangre agitada, y el pulso disparado como una bala de francotirador a metros incalculables que invaden la cabeza de absurdos pensares que se incrustan bajo las uñas como la carne muerta, así tengo la mirada paralizada con los ojos sin saber a donde posar la estancia, con la ímpetu de contemplar la magia de su anchura, ser la ola del azote que tienta el muelle de mi caminar con pura rebeldía que presionan el cielo, provocando al céfiro llevarse el juguetear de mis dedos, tocar el acorde de su textura, ser mi hambre y desvelo, como esta inmensa necesidad que no cede, sino es "Ella" que mueve los hilos de mis tejidos.


@rafaelnadalsimo